De Vaqueros y Chaquetas

Opinión: Juan José Caravaca Silva (@juanjc64)

 

De todos es sabido que las hermandades y cofradías son asociaciones de personas que se reúnen en torno a un fin común que en nuestro caso es en primer lugar el dar culto público a Dios personalizado  en algún pasaje concreto de su Pasión, o bien en algún momento de la Gloria del Señor, de la Virgen o de los Santos.  Las mismas agrupan en su seno a personas muy diferentes, de muy distinto estatus social, formación, procedencia geográfica,… Pero quisiera detenerme en otro aspecto de esa diferenciación que tomé prestado de un buen amigo y cofrade, “sabedor” de cofradías y que desde aquel momento hice mío dicho argumento: me refiero a los cofrades de “chaquetas” o de “vaqueros”.  Por favor no me malinterprete nadie, que no es una “pasarela Campana” ni “Sevilla Fashion Week”, no tiene que ver con la forma de vestir, sino una alegoría a las actitudes y me explico:

Definiríamos al cofrade de vaqueros como aquel a quien no le asusta el trabajo. No importa si es en equipos de priostía o en labor más de despacho como puede ser secretaría o mayordomía, también aquellos en tareas más de representación y coordinación que muchas horas de teléfono y visitas necesitan. Esté en la junta o bien simplemente vaya a colaborar, de vaqueros es todo aquel hermano dispuesto a “arremangarse” y darlo todo, esas deshoras habidas y por haber, pues que no se nos olvide que las hermandades viven del trabajo que libre y desinteresadamente le dedican sus hermanos. Y que no se nos olviden los diputados de caridad-acción social-obras asistenciales (elijan Uds. el nombre que gusten) que en la tarea que les es propia no existe ni hora ni día de la semana, y si es necesario sacrifican hasta el salir de nazareno con su hermandad por acompañar a un hermano que lo necesita.

Frente a esto está el cofrade de chaqueta, el especialista en salir en fotos sin haberse arrugado el traje, aquel que nunca está a la hora del trabajo (que al fin y al cabo son horas de convivencia entre los hermanos, fin principal de las hermandades “convivir”, lo que decimos hacer hermandad…) pero que es el primero en enseñar a sus amistades y conocidos lo bonito que “hemos” puesto los pasos este año. Autentico profesional de croquetas y “pescaos” que conoce a la perfección el momento del receso en el trabajo-convivencia para ser partícipe de la “conbebencia” que por supuesto también es convivencia y parte fundamental e indisoluble del día a día de una hermandad.

Oiga, mire usted: ¡¡Qué yo ahora es que no puedo ir por mi trabajo, pero mucha plata que me he limpiado hace unos años!!” Quede tranquilo hermano, que no van por ahí los tiros, que sabemos que si pudiera no faltaba un día de su hermandad. Seguro que quien esta humilde opinión lee es plenamente entendedor de lo que quiero expresar, evidentemente lleno de exageración. Simplemente es un poco de pensamiento en voz alta que nos haga reflexionar que tipo de cofrade nos gusta más. ¿Usted cual quiere ser? Yo lo tengo claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *