Con la Venia… de 2017

Artículo de Beita Vélez @Beitavd

Fotografía de Tony Solis @TSFotografías_

 

2017 se nos va a paso de mudá y 2018 está ya pidiendo paso a la trasera de esta última hoja del calendario.  

 

Han sido muchas las venias pedidas y, por eso, he querido despedirme de este año con un resumen (tan típico y tan tópico en estas fechas).

 

2017 ha sido un año convulso. La Semana Santa plena se vio triste y repetidamente ensombrecida por un fenómeno que ya tiene nombre propio en la ciudad, “las carreritas”.

 

Una vez más, como ya sucediera en el año 2000, los responsables de velar por nuestra seguridad han querido vernos la cara de tontos y hacernos creer que todo surge de una pelea tabernaria en Arfe que acaba haciendo una onda expansiva que abarca a todo el casco histórico de la ciudad.

 

Ya nos han avisado de que, para 2018, la seguridad les da patente de corso para empezar a construir una Semana Santa sin Dios y sin Sevilla. Ya pediremos una venia cuando llegue el momento.

 

Pero 2017 también ha demostrado el agotamiento del modelo de Carrera Oficial y la necesidad de una renovación integral. De momento el cascabel sigue sin colocarse en el cuello del gato y sólo hemos visto la polémica y valiente decisión del Martes Santo de intentar un recorrido a la inversa así como el acuerdo (que, a tenor del comunicado del Hermano Mayor del Calvario, más que consensuado, parece impuesto).

 

Ha sido un año complicado para los cartelistas. Todo se juzga, de todo se entiende y todo se critica. ¿Y qué decir de las trabajaderas? Hermandades con cambios, ya tradicionales, de capataces así como otras que, casi como un golpe de Estado, han invitado amablemente a otro capataz a abandonar su casa.

 

Año de extraordinarias. La ya “clásica” coronación de octubre, este año recaída en la Virgen de la Salud de San Gonzalo y el anuncio de la que, por octubre también, engrandecerá la Victoria de María Santísima en las Cigarreras.

 

Pero, si hay algo que ha llamado la atención, eso ha sido el “Juego de tronos” en los cabildos de oficiales con candidaturas que dimiten y otras que dimiten in extremis. Cabildos de elecciones impugnados y Hermanos Mayores puestos en entredicho por buscar la unidad y el bien de la Hermandad…la humildad se paga cara en esta ciudad cainita.

 

Me dejo mucho en el tintero, no quiero aburriros ni amargaros las uvas. Estoy convencida de que el año nuevo vendrá cargado de nuevas noticias, de días de la marmota y de discusiones en la barra del ambigú de Twitter y podremos llenar páginas de información y reflexiones.  

 

¡Feliz año 2018 desde esta venia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *