75 años en la Capilla del Dulce Nombre

Opinión de Juan J. Caravaca Silva : @juanjc64

La dilatada historia de las hermandades y cofradías está plagada de diversos pasajes, unos alegres, otros tristes, unos buenos, otros malos, unas veces en la cresta de la ola y otras en lo más profundo de ellas. Muchas hermandades no han podido superar esas horas bajas y han pasado a engrosar la lista de hermandades extinguidas; alguna de ellas ha dado pie con sus imágenes a hermandades completamente nuevas y otras han visto su resurgimiento con nuevos y jóvenes cofrades que terminaron cautivados por la esencia de estas corporaciones.

Tal fue el caso de la cofradía de la Santísima Vera+Cruz, tras múltiples avatares desde la invasión francesa y posterior desamortización, quedó relegada al olvido… en 1942 un grupo de jóvenes cofrades encabezados por Antonio Soto Cartaya, buscando una hermandad en la que realizarse como cofrades vieron dirigidos sus pasos hasta esta antigua cofradía que, añorando la gloria de tiempos pasados, dormía un corto letargo en San Alberto.

Así, Antonio Florencio, Pepe Ojeda, Emilio Vara, Rafael Pineda, Fernando Fernández y Manolo y Cándido Sánchez Martínez en la tarde del 2 de noviembre de 1942 encaminaron sus pasos hacia la iglesia de San Alberto donde les esperaba el Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, titular de la antigua cofradía que los Rvdo. P. D. José Sebastián y Bandarán y D. Antonio Máñez les habían mostrado, con toda la historia atesorada en torno a si. Junto a ellos, Manolo Mendivil, Antonio Caballero, José Jesús García Díaz, Manolo Cervera, Antonio Caballero, Agustín Vara y Rafael Martínez también cerraron filas y se dispusieron a trasladar al Stmo. Cristo de la Vera+Cruz hasta la Capilla del Dulce Nombre de Jesús, sede actual de la hermandad desde aquel ya lejano día de los difuntos de 1942. Cuentan las crónicas que fue un día lluvioso y que incluso el traslado estuvo amenazado por el agua,… pero finalmente tuvo lugar. Con enseres prestados y una ilusión propia de la juventud de los integrantes de la revitalizada hermandad, el traslado se llevó a término y cumplimos 75 años del mismo.

75 años de ilusión, penas, desalientos, trabajo, dificultades, alegrías, en 2017 lo vemos representado en los actos celebrados con motivo del recuerdo de la hechura y bendición de la Stma. Virgen y ahora del traslado de la imagen del Señor desde San Alberto hasta la capilla. Para el Stmo. Cristo solo un recuerdo en el concierto que con motivo de la Fiesta de Todos los Santos realiza la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla en nuestra capilla, con la interpretación de la marcha “Y Murió en la Cruz” de José Ramón Hernández Bellido y un acto de meditación ante su bendita imagen a cargo de varios hermanos que han sido bien pregoneros de Semana Santa de Sevilla u otras localidades, pregonero universitario, de la Cruz en nuestra Hdad o bien mantenedor en los Juegos Florales en honor a la Stma. Vera+Cruz. Así, quien suscribe, Irene Gallardo, Domingo Fernández, Jesús Domínguez, Rafael de Gabriel, Francisco Berjano y Antonio Luis Soto en recuerdo de su padre, nuestro querido Antonio Soto Cartaya, dejaremos que el sentimiento hable con nuestra voz para rezar ante quien es la gloria de los hermanos cruceros y que desde la Veracruz esta con sus brazos abiertos dispuesto a abrazar a todo quien lo necesite.

Un acto íntimo, para una celebración íntima de los hermanos de la Vera+Cruz. Que aunque la tendencia actual sea de grandilocuentes actos con posibilidad de salida extraordinaria, nuestra opción es la de un discreto recuerdo con rato de oración en común ante su bendita imagen al que nos complacemos en invitar a todo aquel que necesite un rato de oración y de acción de gracias a quien nos ha dado lo que tenemos en la vida. Acompáñenos y celebremos juntos que, como dice un antiguo hermano mayor de la hermandad, no hay mejor opción que seguir a Jesús en la Vera+Cruz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *